Por qué es importante que las tecnologías sin zanja se incluyan como formación reglada dentro de los planes de estudios de ingeniería.

Las conducciones de abastecimiento y saneamiento son clave para la gestión del agua, tanto el agua potable que tenemos al abrir un grifo, como las aguas usadas de viviendas o industrias. En ambos tipos de agua, es vital que el agua llegue en perfectas condiciones a su destino, sin pérdidas o fugas que pueden tener importantes costes económicos y medioambientales.

El mantenimiento de las tuberías enterradas de agua potable y saneamiento debería ser, por tanto, vital para garantizar un servicio optimo.

 LAS CONDUCCIONES EN LOS PLANES DE ESTUDIO UNIVERSITARIOS

El diseño y cálculo de las conducciones de agua es una parte de la formación en carreras técnicas como Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos, grado de Ingeniería Civil, Ingeniería industrial, Ingeniería agronómica, Arquitectura y Arquitectura técnica, etc.

En estos contenidos se aprende a determinar las características del terreno por el que discurren las conducciones, diseñar la instalación de forma optimizada, calcular la resistencia necesaria para la canalización, calcular la capacidad de la instalación según los caudales previstos, determinar los puntos de registro, etc.

Todo ello es válido tanto a la hora de realizar una nueva instalación, como para el momento de renovarla.

Pero en el momento de la renovación, solo se consideran las opciones de apertura de zanja, con las tecnologías tradicionales que implican romper el terreno o el asfalto, retirar la tubería existente y sustituirla por una nueva, y finalmente cerrar y en su caso volver a asfaltar la zona afectada.

Sin embargo, desde hace más de 50 años existen las tecnologías sin zanja, entre las que se encuentra nuestra tecnología: tubería (manga) curada in situ CIPP, que permiten solucionar diversas problemáticas de las canalizaciones sin necesidad de realizar esa apertura de zanja y que ahorran muchos costes.

Sorprendentemente, estas tecnologías no se incluyen en los planes de estudio de las ingenierías, por lo que, debido al desconocimiento general, su aplicación se ve muy reducida a pesar de sus ventajas.

 QUÉ VENTAJAS TIENE LA TECNOLOGÍA CIPP

- Evita tener que romper el terreno/asfalto para solucionar el problema, evitando molestias a los ciudadanos

- Reduce costes frente al sistema tradicional

- Permite rehabilitar las conducciones antes de que se colapsen o rompan

- Permite impermeabilizar conducciones con fugas en las uniones de las tuberías

- Reduce el impacto medioambiental de la intervención, minimiza las emisiones de CO2 en comparación con los sistemas de zanja, y no genera apenas residuos

- Alarga la vida de las instalaciones al menos otros 50 años

 CÓMO PODEMOS ASPIRAR A QUE ESTA TECNOLOGÍA SEA DE USO COMÚN

En primer lugar, formando a los especialistas en obra civil, para que conozcan su aplicación, sus ventajas y sus ahorros en coste, en molestias y en residuos. Esta formación debería estar incluida en los planes de estudios universitarios, para asegurar que sean de conocimiento general en los profesionales del sector.

Pero, además, ante cualquier proyecto de intervención en las canalizaciones enterradas, la primera opción a valorar debería ser la de las tecnologías sin zanja, entre las que se incluye nuestra rehabilitación con manga continua curada in situ (CIPP).

Y para ello, es necesario que todos los agentes intervinientes en las decisiones relacionadas (empresas de construcción e infraestructuras, ayuntamientos, empresas de aguas, técnicos de la administración, etc.), conozcan esta tecnología, sus posibilidades de aplicación, sus ventajas técnicas, económicas, de eficiencia y sociales.